Los ‘castrati’ ¿medio hombres o medio dioses?

Castrati

Los Castrati fueron las superestrellas musicales de la época. Tenían fama, dinero y la adoración de miles de seguidores. Caprichosos, soberbios, triunfales, protagonizaron aventuras amorosas, escándalos mayúsculos y veladas del bel canto inigualables. Pocos artistas, sin embargo, estarían hoy dispuestos a sacrificar lo que ellos sacrificaron.

Castrati
castrati

Los castrati, los cantantes castrados en la infancia para evitar que su voz cambiara con la madurez, son el tema de la exposición que hoy se inaugura en la casa museo del compositor Händel en Londres». Es un artículo de Begoña Arce en El Periódico. Montse lo ha encontrado y ha añadido algo más:

Dos videos sobre Farinelli con la voz de Ewa Malas-Godlewska.

Las damas se volvían locas por aquellos seres que no habían perdido su capacidad para hacer el amor, sin la desventaja de un inoportuno embarazo. Hasta a Casanova le falló la puntería cuando creyó haberse enamorado de un castrati y tras indagar más profundamente descubrió que el objeto de su pasión era realmente una mujer.

Yo pongo la grabación de Alessandro Moreschi cantando Ave Maria en 1904, un puñado de enlaces interesantes y una anécdota más: la última aparición del castrato en una ópera fue en Londres, 1825, cuando Giovanni Battista Velluti protagonizó «Il Crociato in Egitto» de Meyerbeer. Velutti, que irónicamemusicante tenía fama de pichabrava, se había gastado todo lo que tenía en noches de farra y garrafón, y esperaba que la representación empezará un castrato revival, como ha pasado con las óperas de Abba y Hoy no me puedo levantar.

Para desgracia (suya), se equivocó: Inglaterra no había visto a un castrato en 25 años y, o bien, no le gustó lo que vió, o bien les gustó tanto que les pareció inmoral. Tras el estreno, los periódicos locales advirtieron a sus lectores que el espectáculo no era apto para señoras y Velluti redirigió su carrera hacia el cuidado de la remolacha y la lechuga escarola. Fue el final de los castrato y, probablemente, el principio de las Drag.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *