💎 La vida en un diamante 💎

La vida en un diamante

La vida en un diamanteHoy hablar√© de la empresa Algordanza, ya escrib√≠ un post en su dia, pero me parece muy interesante hacer una re-lectura con este articulo escrito por Maril√≥ Montero para el Diario de Sevilla 💎 La vida en un diamante…

EL conocido eslogan del mundo joyero “Un diamante es para toda la vida” hemos pasado, en nuestra continuidad de las tradiciones f√ļnebres, al momento de perpetuar la esencia de nuestro ser querido incinerado: “La vida en un diamante“. Una empresa suiza, Algordanza, vive de convertir en diamantes las cenizas de los muertos como un s√≠mbolo de recuerdo lleno de luz y belleza.

Algordanza 💎 La vida en un diamante
La vida en un diamante

Se abre el tel√≥n e imagino la escena en el tanatorio. Esos cuatro hermanos reunidos ante el ata√ļd donde reposa el cuerpo inerte de su querida madre, que a√ļn proyecta a trav√©s de su rostro encerado la belleza del alma. Uno de ellos, mientras mira el rostro de mam√° como quien selecciona de un mostrador de la joyer√≠a Su√°rez una sortija, pregunta a los otros qu√© concentrado de carbono tendr√°n las cenizas de la querida madre al chamuscarlas y cu√°l ser√° el nivel de boro en su cuerpo para averiguar la intensidad del azul que alcanzar√° la piedra preciosa tras el proceso de los suizos.

¬ŅMerecer√° la pena incinerar a la mam√° y hacerse un anillo con ella, o dar√° apenas para uno de esos que se venden en el teletienda? Y dice: “Total, para esparcir los restos en el mar o enterrarla y que se la coman los gusanos, mejor la repartimos entre los hermanos. Mira, mam√° es gordita y, si la incineramos, nos saldr√°n varios anillos.

Cuatro por lo menos, como para que cada uno de nosotros le pueda regalar a su novia, en su petición de mano, una joya con la que hereden a nuestra mamita querida (su suegra). Si está bien de carbono y boro puede salirnos un buen pedrusco de cuatro quilates, parecido a los que los romanos traían de la India o de esas adamas que a los griegos les hacían imbatibles.

Con √©sas y con las cenizas de pap√°, que llevan sobre la chimenea diez a√Īos, nos hacemos un buen lote de diamantes tallados, pulidos y con la inscripci√≥n microsc√≥pica de su nombre. O podemos vender a Swarovski las piedras preciosas y pagar la hipoteca. Los pap√°s no se ofender√°n por ello, al contrario, estar√≠an orgullosos de ayudarnos a pagar las deudas”. Se cierra el tel√≥n.

Los suizos respetar√°n el duelo, la identidad, etc, durante las semanas que lleva el proceso de convertir las cenizas en un diamante azul, mientras derriban ciertos mitos que lo √ļnico que hacen es entorpecer, seg√ļn ellos, el camino hacia una completa recuperaci√≥n, f√≠sica y emocional.

En el fondo, para nosotros es otro motivo m√°s de desconfianza tras nuestra desaparici√≥n el posible mercadeo del cuerpo. As√≠ que un fastidio m√°s a la hora de testamentar. A las opciones de querr√° la eutanasia, no me dej√°is conectado a la m√°quina eternamente, enterradme al lado de la abuelita, no me llev√°is crisantemos o lanzad mis cenizas al Caribe hay que a√Īadir una nueva variante: “No quiero ser un diamante para tu anillo o un cheque en blanco. No quiero que me pulas m√°s”.

P.D. Leer y ver para creer oiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *