El complejo de Casandra

El complejo de Casandra

En la mitología griega, Casandra (en griego Κασσάνδρα) era hija de Hécuba y Príamo, reyes de Troya. Fue sacerdotisa de Apolo, quien le concedió el don de la profecía. Sin embargo, al rechazar el amor del dios, éste hizo caer sobre ella la maldición de que nunca sería creída en sus pronósticos. Casandra anunció repetidamente la caída de Troya pero nadie le prestó atención.

CasandraDespués de la caída de Troya, es secuestrada y posteriormente violada por Áyax, hijo de Oileo, lejos de la protección de la diosa Atenea, hecho que determina el fallecimiento del guerrero por mediación de Poseidón durante una tormenta en las rocas Giras.

Fue entregada como concubina a Agamenón y murió, junto con él, a manos de su esposa Clitemnestra y del amante de ésta, Egisto.

Escritores modernos, como Eric Shanower, dudan que fue en verdad el dios Apolo que le hizo el amor a Casandra, y sospechan que en realidad fue un sacerdote perverso, pretendiendo ser un dios y advirtiéndole a ella que nadie le creería.

Actualmente se aplica la frase “Complejo de Casandra” cuando alguien cree ser poseedor de una verdad, y poder predecir un suceso a ocurrir, y no se le otorga crédito a su palabra, dejándolo en una posición solitaria e impotente frente a la catástrofe que prevé. No he encontrado material serio sobre el tema en la web, pero estoy abocándome a investigar acerca de si se han realizado estudios o si ya se ha acordado el denominar a un síntoma como este con el nombre de este mito.

En la actualidad, este síndrome viene a ser padecido por personas que no son creídas o creen no serlo. Sobretodo lo padecen mujeres que han sido violadas o creen haber sido violadas. Tanto en el caso de Casandra, como en el de estas mujeres, el descreimiento siempre acaba en tragedia. En la actualidad, los casos más leves desarrollarán una neurosis o síntomas psicosomáticos y en los más graves una psicosis. Algunas mujeres que no son creídas, pueden llegar a ser consideradas responsables del abuso…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *