Código ético para robots, en Corea del Sur

Código ético para robots, en Corea del Sur

Corea del Sur adoptará este año el primer código ético para robots del mundo, inspirado en una novela de ciencia ficción de Isaac Asimov, con el fin de evitar posibles abusos de los humanos.

Código ético

El Ministerio surcoreano de Comercio, Industria y Energía espera adoptar antes de final de año la ‘carta y código ético de los robots’, sobre la que trabaja un comité de expertos desde el pasado mes de noviembre, según fuentes ministeriales.

Además, el Gobierno desea incluir esta declaración de principios en los textos de los escolares del país.

El jefe del departamento de robots del Ministerio, Shim Hak-bong, explicó que la carta ética se elabora con vistas a la llegada de los robots pensantes en un futuro próximo, por lo que considera necesario establecer una línea de conducta ética.

Corea del Sur, uno de los países de Asia más avanzados tecnológicamente, quiere convertirse en un referente mundial en robótica y con este código de conducta pretende sentar las bases del papel y la función que tendrán los robots en el futuro, así como incentivar su demanda.

Código inspirado en una novela de ciencia ficción

La propuesta surcoreana, que parece más cercana a una película de ciencia ficción que a la vida diaria, se inspira de hecho en los principios establecidos en una novela futurista escrita por el estadounidense Isaac Asimov en 1950.

La obra titulada ‘Yo Robot’, llevada al cine en 2004, recoge una serie de reglas que debe cumplir cualquier robot, como defender al hombre, obedecer sus órdenes y procurar su propia auto defensa, para poder distinguir entre la responsabilidad de un robot, de su fabricante y del usuario.

Además del texto de Asimov, los expertos tienen en cuenta las experiencias en robótica de otros países y recogen opiniones de Internet.

Corea quiere competir con Japón y EEUU

En el plano internacional, el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE) formó en 2004 un comité tecnológico para preparar una ética de robots, mientras que la Red de Investigación Europea sobre Robótica (EURON) tiene previsto difundir en abril una hoja de ruta sobre esta materia, según el Ministerio sur-coreano.

Corea del Sur quiere aprovechar sus avanzadas infraestructuras informáticas y de telecomunicaciones para ser una potencia mundial en robots inteligentes a partir de 2010 y competir con Japón y EEUU, países que están a la cabeza en esta industria, para adelantarse al desarrollo tecnológico chino.

De hecho, Corea del Sur acogió en 2006 su primera feria internacional sobre robótica para mostrar su capacidad en ese campo.

Asimismo, en los próximos diez años este país tiene previsto invertir 248.000 millones de wones (unos 262 millones de dólares) en esta industria y espera crear robots que convivan con el hombre.

Los expertos consideran que los robots serán muy útiles en una sociedad con una población cada vez más envejecida, como es el caso de Corea del Sur, ya que solucionarán problemas de mano de obra y contribuirán al bienestar social.

Un robot por hogar

El Ministerio surcoreano apuesta porque haya al menos un robot en cada hogar del país antes de 2020, cuyo coste rondará los 1.000 dólares.

Por su parte, el Ministerio de Información y Telecomunicaciones surcoreano puso en marcha un proyecto para crear robots acompañantes, conocidos como Ubiquitous Robotic Companion (URC).

Los primeros prototipos vieron la luz en 2005, tres enfocados a las labores domésticas y otros dos destinados al servicio público.

Según la Asociación Coreana de Robots Inteligentes, fundada en 2003, el volumen de este mercado de robots alcanzará los 4.900 millones de dólares este año y los 23.200 millones de dólares en 2010.

Por su parte, las autoridades de la provincia surcoreana de Gyeonggi y de la ciudad de Bucheon invertirán conjuntamente 11.900 millones de wones (unos 12,5 millones de dólares) en un parque tecnológico que se localizará en Bucheon para potenciar la industria robótica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *