Sociedad Vril, ovnis y sociedades secretas.

Sociedad Vril, ovnis y sociedades secretas.

Desde un tiempo atrás, hasta ahora me ha dado por investigar sobre las sociedades secretas por una lado y toda la parafernalia a inquietante del tercer reich dentro la segunda guerra mundial, por el otro. Al margen de política, de genocidio y todo lo que una guerra conlleva, los nazis desplegaron una amplia búsqueda esotérica y mística por todo el globo.

El Santo grial y la lanza de Longinos son dos temas inquietantes por poner un ejemplo, pero el que mas me atrae y asombra es lo concerniente a los ovnis, y a la sociedad que va ligadas me refiero exactamente a Vril ya hable hace mas de un año sobre el tema.

Sociedad Vril

LA SOCIEDAD VRIL (VRIL-GESELLSCHAFT)

La historia de la Sociedad Vril (Vril-Gesellschaft) está íntimamente ligada con la historia de los OVNIs del Tercer Reich, pues esta sociedad participaría en la creación de algunos modelos de «Flugscheiben» o aviones discoidales de propulsión no convencional.

En el cambio de año de 1921 a 1922 se desgajó de la Sociedad Thule un pequeño grupo, que se componía principalmente de jóvenes damas.

Su empeño era entre otros la lucha cultural contra la moda de los peinados cortos para las mujeres, surgida en los años 20 y que se difundía cada vez más, que entendían como algo surgido de la ignorancia y como una deshonra de la mujer. Pero también se oponían a esa moda por la importancia de los largos cabellos femeninos como «antenas mágicas». Peinados de «cola de caballo», que por aquel entonces nadie más conocía, se convirtieron en el distintivo interno en aquel grupo que se autodenominaba «All Deutsche Gesellschaft für Metaphysik«, en español «Sociedad Pan-alemana de Metafásica». Cómo subtítulo estaba la denominación «Vri-Il», de la que más tarde surgió «Vril«. La marca de esta organización espiritual era una cabeza de mujer con una larga cola de caballo, y recibía el nombre de «caballito de mar».

Sociedad Vril

Sociedad Vril

Logo de la Sociedad Vril

La marca de la Sociedad Vril, que representa la
cabeza de una chica con una larga ‘cola de caballo’

Este circulo de jovenes damas, dirigido por María Orsic (Maria Orschitsch). y Traute A., una vienesa y una muniquesa respectivamente, se mostró tanto hábil como activo. Las damas no se presentaban como asociación esotérica (por aquel entonces se hablaba de «oculto» y «ocultismo», no de «esoterismo»), sino que se crearon el paraguas de una firma empresarial. Cuando en 1941 todas las asociaciones esotéricas de Alemania fueron prohibidas, esta prohibición no afecta naturalmente a la «Antriebstechnischen Werkstätten Vril», en español algo así como «Talleres técnicos Vril para propulsores«. De las líderes de la Sociedad Vril existen por cierto poquísimas fotografías o retratos.

Sociedad Vril

Sociedad Vril

María, la jefa de Vril

Traute, segunda de Vril

Sociedad Vril

Sociedad Vril

 

 

 

Traute. En su lado derecho puede observarse
el águila del III Reich. Click para agrandar

Sigrun, tercera de Vril, junto a la hélice de un avión

Entretanto esta firma se había convertido en una floreciente empresa que hacía trabajos, entre otros, para la Adam Opel AG, aunque la mayor parte de los esfuerzos recaen en el sector de la aeronáutica, o mejor dicho, la astronáutica, pues las damas querían construir una «nave estelar», en realidad mandar construir, para lo cual contrataron a hombres.

La fábrica de aviones Arado les arrendó un terreno en Brandenburgo. Allí se originaron y probaron supuestamente entre los año s 1943 y 1944 los aparatos discoidales Vril 7 y Vril 8. Podría haberse producido también una estrecha colaboración con Arado. Quizá el boceto del Arado Ar E 555 procedía de los tableros de dibujo del equipo de las damas, desde luego estaba previsto para un propulsor no convencional; sólo después creo Arado un diseño para propulsión a reacción.

Sol negro (schwarze Sonne)

Emblema de la organización «die Kette» de Canaris.Se dice que la Soc. Vril participó en los planes del almirante Canaris para «después de la guerra»

Las damas de Vril habrían tenido algunas buenas conexiones con altos oficiales de la Wehrmacht (Ejército Alemán), quizá con Erich von Manstein, el as de la Luftwaffe Adolf Galland o Karl Doenitz, almirante de la flota de submarinos, pero especialmente con Wilhelm Canaris, el jefe de la Abwehr (servicio secreto del Tercer Reich). este apoyo siempre los trabajos sobre armas novedosas, e indudablemente los aviones discoidales de propulsión no convencional entraban dentro de esa categoría. Probablemente ya a finales de 1941 surgió de mano de Canaris la organización secreta «die Kette», «la cadena» en español, en virtud de la cual fueron fomentadas nuevas tecnologías.

Si bien el circulo Vril no era nacionalsocialista, sería tambien falso decir que fueron adversarias del régimen NS. No sólo no fueron adversarias, sino que la guerra que Alemania sufría las hizo apoyar, como buenas patriotas, a su nación.

No se sabe cómo estas damas alcanzaron esos importantes contactos dentro del Estado NS, quizá fuera consecuencia de que provenían de la Thule-Gesellschaft, de la que, según algunas fuentes, el propio Adolf Hitler y Rudolf Hess fueron miembros.

Por eso debemos pensar que contaran incluso con el apoyo de Adolf Hitler en persona, sobre todo porque con total seguridad Adolf Hitler conocía el trabajo que en pro de Alemania llevaban a cabo estas jóvenes mujeres. Cuando la guerra mundial llegaba a su fin, las mujeres de la Vril-Gesellschaft se embarcaron en su «nave estelar», de lo cual existen algunos documentos internos, y emprendieron su ansiado viaje, desapareciendo de la faz de la Tierra como también lo hiciera Adolf Hitler con algunos leales…

Sociedad Vril

Documento interno de conmemoración del 20
aniversario (1921 -1941) de la fundación de la
«Alldeutsche Gesellschaft für Metaphysik»

Representación de despuçes de la guerra (1952) sobre platillos volantes en una revista alemana. En la portada puede leerse: «¡Esto lo hubo!»

Nunca hubo una sociedad llamada «Sociedad Vril»…

Las damas de Vril desempeñaron en ese círculo sin duda alguna un importante papel. No obstante, nunca existió una sociedad llamada «Sociedad Vril». Estas damas sólo entre ellas utilizaban la denominación de «sociedad Vril», pues se trataba de un nombre interno.

P.D. ¿ Es o no un tema interesante?

María Ostich y la Sociedad Vril – Sueñan los ovnis con golosinas

VrilHace tiempo que por determinadas cuestiones me empezó a apasionar la segunda guerra mundial a nivel histórico, Empecé a leer libros artículos y ver muchos documentales, sobre todo me atrajo la Alemania de Hitler, por toda la simbología y el secretismo que encerraban sus planes para el futuro mundial, dentro de esa parte oculta de la guerra, nos encontramos con temas como Vril y  que el canciller alemán tenía pasión por el ocultismo y la simbología, en la película de indiana jones y la última cruzada, podemos ver un ejemplo.

Realmente Hitler buscaba el santo grial de hecho mandó a unos oficiales a Montserrat en su busca, en cuanto a los símbolos todos son runas con significados.Bien uno de los apartados más fantásticos con los que me tope es sin duda que los nazis, habían creado platillos volantes y que los avistamientos que estábamos recibiendo desde el final de la guerra de hecho son naves digeridas por miembros del reich.

Sin duda un gran argumento para una película.

No creo en conspiraciones políticas y demás, pero creo que no deja de ser curioso e interesante,a continuación dejo 3 articulos.


¿Tienen los ovnis un origen terrestre con fines bélicos?

Los científicos de Hitler durante muchos años trabajaron en el diseño de extraños objetos voladores. Según informes secretos recientemente descubiertos, el III Reich poseía una tecnología tan altamente avanzada que le permitió construir platillos volantes de origen terrestre. En el año 1919 von Sebotendorf, Klaus Haushofer y Dietrich Ekar fundaron la “Sociedad Tule”, una amalgama de sociedades secretas con ramificaciones por toda Alemania. Se sede central estaba en Munich y muchos miembros de esta sociedad se alzaron en clara oposición contra la breve República Socialista de Baviera.

Fundaron un partido político, y en el año 1921 nombraron portavoz político a Adolf Hitler, un joven conocido por su afición al ocultismo. El proyecto de Hitler de fundar un imperio milenario, estaba inspirado en la doctrina de la Sociedad Tule. Las ambiciones políticas de la Sociedad Tule generaron la formación de pequeños grupos independientes, uno de los cuales se denominó “Sociedad Vril”. A finales de 1919, un selecto grupo de miembros de las sociedades Tule y Vril se reunieron en una mansión en Berteschgarden.

María Orsic y la Sociedad Vril

En aquella ocasión la reunión estuvo presidida por el doctor Schumann, su especialidad es lo que hoy denominariamos “Energías Alternativas”. Sin embargo, en el encuentro también estuvo la médium María Orsic, y una joven llamada Sieggrund, que también actuó en algunos momentos como médium.

María, leyó unos textos que había recibido de los espíritus en idioma sumerio, y otro cifrado en el código secreto de la Orden de los Templarios, ambos textos fueron traducidos. ¿Eran mensajes de los dioses o indicios de una civilización extraterrestre, o a caso planes para desarrollar una tecnología capaz de llegar a las estrellas?.

A partir de entonces, los miembros de la Sociedad Vril se consagraron a la realización de lo que sería una de las ideas más insólitas que haya concebido la mente humana: la propulsión por levitación. Tras la llegada al poder del Partido Nacional Socialista, las sociedades ocultistas volvieron a la clandestinidad; la Sociedad Tule creó en el seno de las SS una organización secreta denominada “Schwarzesolenoid, Sol Negro”.

La Sociedad Vril continuó con sus investigaciones científicas, así a mediados de 1934 creó su primera nave experimental de forma circular, propulsada por energía anti-gravitatoria. Los responsables de su construcción fueron el Doctor Schumann y un ingeniero de Wochum, probablemente, Andreas Epp.

A partir de 1929, la joven Gertie Woch, dirigió la Sociedad Vril, encargándose de atraer inversores particulares amantes del riesgo. A finales de 1934, la Sociedad Vril había construido una nueva aeronave, la RFZ-II, dotada de una “propulsión Vril” mejorada y por primera vez con un sistema de dirección por impulsión magnética.

Medía poco más de 5m. de diámetro, además tenía alguna de las características distintivas de los OVNIS: desaparrición óptica del contorno y variación del color según el nivel de potencia, naranja, amarillo, verde, blanco, azul o violeta.

A pesar de su sofisticación técnica, las aeronaves circulares apenas llamaron la atención de los líderes políticos de la época, aún así, animado por Victor Schaurberger y los recientes logros de Vril, el departamento de investigación de las SS, empieza a construir su propia nave circular. Basándose en el “Convertidor Tacométrico” del capitán Hans Koler y adoptando algunos componentes de Vril, desarrollaron su propio ”motor Tule”.

A finales de 1938 habían construido una nave circular de reducidas dimensiones, propulsada mediante hélices, la RFZ-IV, para estudiar el comportamiento en vuelo de aquellos prototipos. En el año 1939, las SS ya habían construido la RFZ-V, la primera gran nave espacial, de 25m. de diámetro y rebautizada con un misterioso nombre: HAUNEBU-I. El primer vuelo de la Haunebu-I se realizó entre fuertes medidas de seguridad en Agosto de 1939.

Hay documentos que demuestran que en 1941 los ingleses poseían información acerca del proyecto ultra-secreto de las SS. Comparado con el sencillo prototipo de Vril, el Haunebu, era de una gran complejidad, por otro lado, la forma del motor le permitía disponer de más espacio aprovechable.

Vril

Dibujo basado en el plano publicado por Der Spiegel

Con el estallido de la II Guerra Mundial, la competencia en el mercado del armamento se intensificó y aparecieron formas alternativas de energía que pretendían emular a los sistemas tradicionales.

Se adoptó una fórmula de compromiso referente a los platillos voladores experimentales como el RFZ-VII. Mientras, otros OVNIS cruzaban el cielo, como el pequeño Vril RFZ-II, que había empezado a prestar sus servicios a finales de 1940 como nave de reconocimiento, o como el RFZ-VI y el Haunebu-II. En Julio de 1942, empezó a hablarse con insistencia del “Fliegengyroskop, Giroscopio Volador Schrieber-Habermold”, conocido como la “Peonza Voladora”, una aeronave circular de ascensión vertical propulsada a reacción.

A finales del mes de Julio, empezaron a realizarse los primeros ensayos prácticos, el 12 de Abril de 1945 Richard Niet dijo a Hitler: “Hoy bajo mi dirección y en presencia de tres oficiales de la Luftwaffe, el V-7, ha sido probado sobre el Mar Báltico”.

Las prestaciones y características de esta nave eran: el V-7 era un helicóptero supersónico provisto de 12 motores auxiliares BMW, que en su primer vuelo de pruebas llegó a una altitud de 23.800 m. y que en su seguna elevación llegó a los 24.200 m., además en principio, el aparato también podía ser elevado por fuentes de energía no convencionales.

Vril

Pero volvamos a los responsables en primera instancia de cuanto estamos contando. Durante el invierno de 1942, una nueva nave circular cruzaba los cielos del campo de pruebas de Vril, la Vril-I, de 11 m. de diámetro y con un solo tripulante, tenía las dimensiones típicas de un cazabombardero, esa era su finalidad, su armamento: dos cañones MK-108 calibre 300 y dos ametralladoras MG-17.

Al tiempo que se desarrollaba el Vril-I, se intentaba restablecer los contactos “sobrenaturales” y ya existían planos para construir una nave de mayores dimensiones, el Vril-VII. A Finales de 1942, el departamento de investigaciones de las SS empezó a trabajar en una versión mejorada del Haunebu, el Haunebu-II, de 31 m. de diámetro y 11 m. de altura. El Haunebu-II, debía alcanzar una velocidad de 6.000 Km/h dentro de la atmósfera terrestre y se creía capaz de viajar por el espacio exterior.

Algunas versiones del Haunebu-II, mostraban su vocación claramente militar, como el protector anti-radiaciones. Pero las SS tenían aún un proyecto más atrevido, habían diseñado una Haunebu gigante de 120 m. de diámetro y según ciertos informes ya existía una Haunebu-III de 71 m., construida poco antes de acabar la II Guerra Mundial.

El departamento de investigaciones de las SS había incluso proyectado la construcción de una gigantesca estación espacial, guardaba un gran parecido con los antiguos dirigibles y fue bautizada con el nombre de “Andromeda Maschine, Máquina Andrómeda”. Sus 100 toneladas de peso no parecían constituir dificultad alguna para situar el aparato en órbita.

El 3 y 4 de Enero de 1944, Hitler y Himmler, supuestamente se reunieron con el Sociedad Vril, para abordar el “Proyecto Vril”, el lanzamiento de una gigantesca nave espacial a través del canal dimensional, un espacio inexplorado a la velocidad de la luz, hacia los confines del Universo.

Por: Antonio A. Espino Maldonado (Coordinador SEIP Sevilla – Director del Gabinete de Investigaciones Ufológicas  A.C. Galileo-Einstein )


 

Los ovnis en el tercer reich

Más que un informe esotérico, este escrito pretende dar detalles sobre el mito de los “ovnis nazis”, tan polémico por resultar un tema revolucionario para los años 30. Cuando aliados y soviéticos se repartieron los archivos secretos alemanes, tras la caída de Berlín, se encontraron con ingeniosos y fascinantes diseños de aeronaves extrañas y completamente revolucionarias, que posteriormente intentarían desarrollar en Rusia y ee.uu. con escasos resultados.

Pese a ello fue la creatividad y la genialidad de científicos alemanes, como von braun (1), la que ha permitido al hombre llegar a la luna. No olvidemos que esos ingenieros alemanes desarrollaron la carrera espacial tal y como la conocemos y es un hecho indiscutible que los alemanes poseían conocimientos astronáuticos y aeronáuticos avanzados para la época.

Está documentada históricamente la existencia de varias patentes, diseños e incluso construcción de prototipos de aeronaves circulares o discoidales por parte de los alemanes, antes, durante y después de la II guerra mundial. Ya en fecha tan remota como en la Alemania del siglo XIX, y como una premonición de los platillos nazis que tantos quebraderos de cabeza han dado a los ufólogos modernos, el matemático y teórico de la aviación August wilhelm zachariae, hoy olvidado por la aeronáutica, experimentó con modelos de ala circular.

Los científicos de Hitler durante muchos años trabajaron en el diseño de extraños objetos voladores. Según informes secretos recientemente descubiertos, el III reich poseía una tecnología tan altamente avanzada que le permitió construir platillos volantes de origen terrestre. En el año 1919 Von sebottendorf, klaus haushofer y Dietrich echar fundaron la “sociedad thule”, una amalgama de sociedades secretas con ramificaciones por toda Alemania. Su sede central estaba en Munich y muchos miembros de esta sociedad se alzaron en clara posición contra la breve república socialista de Baviera.

Fundaron un partido político, y en el año 1921 nombraron portavoz político a Adolf Hitler, un joven de gran carisma y conocido por su afición al ocultismo. El proyecto de Hitler de fundar un imperio milenario, estaba inspirado en la doctrina de la sociedad thule.

Las ambiciones políticas de la sociedad thule generaron la formación de pequeños grupos independientes, uno de los cuales se denominó “sociedad vril”.

A finales de 1919, un selecto grupo de miembros de las sociedades thule y vril se reunieron en una mansión en berteschgarden. En aquella ocasión la reunión estuvo presidida por el doctor Schumann, su especialidad es lo que hoy denominariamos “energías alternativas”. Sin embargo, en el encuentro también estuvo la médium maría Ostich, y una joven llamada sieggrund, que también actuó en algunos momentos como médium. María, leyó unos textos que había recibido de los espíritus en idioma sumerio, y otro cifrado en el código secreto de la orden de los templarios, ambos textos fueron traducidos.

A partir de entonces, los miembros de la sociedad vril se consagraron a la realización de lo que seria una de las ideas más revolucionarias que haya concebido el humano en los últimos tiempos: la propulsión por levitación. Tras la llegada al poder del partido nacionalsocialista, la sociedad thule creo en el seno de las SS una organización secreta denominada “schwarzesolenoid, sol negro”.

La sociedad vril continuó con sus investigaciones científicas, así a mediados de 1934 creó su primera nave experimental de forma circular, propulsada por energía anti-gravitatoria. Los responsables de su construcción fueron el doctor Schumann y un ingeniero de wochum, probablemente, Andreas epp.

A partir de 1929, la joven Gertie woch, dirigió la sociedad vril, encargándose de atraer inversores particulares amantes del riesgo. A finales de 1934, la sociedad vril había construido una nueva aeronave, la rfz-II, dotada de una “propulsión vril” mejorada y por primera vez con un sistema de dirección por impulsión magnética. Media poco más de 5 metros de diámetro, además tenía alguna de las características distintivas de los ovnis: desaparición óptica del contorno y variación del color según el nivel de potencia, naranja, amarillo, verde, blanco, azul o violeta.

A pesar de su sofisticación técnica, las aeronaves circulares apenas llamaron la atención de los líderes políticos de la época, aun así, animado por Víctor Schaurberger y los recientes logros de vril, el departamento de investigación de las SS, empieza a construir su propia nave circular.

Basándose en el “convertidor tacométrico” del capitán Hans Koler y adoptando algunos componentes de vril, desarrollaron su propio “motor thule”. A finales de 1938 habían construido una nave circular de reducidas dimensiones, propulsada mediante hélices, la rfz-iv, para estudiar el comportamiento en vuelo de aquellos prototipos.

El meritorio científico Alexander Lippisch, desarrollo a principios de 1939 para la messerschmitt de augsburg su caza-cohete con ala delta me-163, que llego a construirse en serie aunque sin alcanzar resultados espectaculares.

Pero también a finales de los años 30, otro alemán diseño aeronaves de planta circular, más interesantes si cabe que las de Zachariae. se trata del agricultor de machern (cerca de leipzig) Arthur sack. sack, aficionado al aeromodelismo, decidió abandonar las especulaciones sobre platillos volantes y ponerse manos a la obra, construyendo uno de esos modelos.

Según publicaban las revistas aeronáuticas alemanas e inglesas luftfahrt international, air international o raf fliying review, que reproducían fotografías de este “ovni nazi”, no sabemos que inspiro a sack, pero ahí esta su platillo volante. Se trata de un avión de forma circular plana, con los colores alemanes de la luftwaffe, del que tan solo se conservan dos fotografías, sin mas datos.

El platillo, de impecable estampa marcial, presenta una cúpula similar a la del antiguo m-109, la estrella de los cazas de la II guerra mundial. la existencia de una hélice de madera y de un rígido espolón hace suponer que esta aeronave pudo ser pensada como oponente a los mustangs, thunderbolts y populares spitfires aliados.

La presentación pública del platillo volante de sack se efectuó durante la celebración del primer certamen nacional de aeromodelos con motores de combustión, celebrado los días 27 y 28 de junio de 1939 en leipzig-mockau. El modelo presentado por Arthur sack medía 1.250 mm. Y pesaba 4.500 gr., siendo impulsado por un motor kratmo-30 empotrado, de 0,65 cv y 4.500 r.p.m., con un rotor de 600 mm de diámetro.

Los participantes en el concurso, desarrollado prudentemente a puerta cerrada, debían cubrir un recorrido de ida y vuelta utilizando un mecanismo de dirección lo mas sencillo posible. Sin embargo, este primer intento de utilización de pequeños modelos con fines tácticos de reconocimiento no alcanzo los resultados esperados.

El único modelo verdaderamente tele-dirigido, fabricado por sin, se rompió en la salida, y otro con una turbina de vapor, hecho por soll, se incendió. El modelo realizó un vuelo estable de unos 100 metros, llegando a la meta a duras penas. Después de la experiencia sack perfecciono su diseño para vuelos más rápidos y largos.

Pese a todo, Arthur sack tuvo mucha suerte, ya que entre los asistentes al certamen se encontraba el general-ministro del aire udet, quien resultó impresionado por la idea. udet resultó un gran partidario de la utilización bélica de los platillos volantes, asignándoles la misma función defensiva desarrollada hasta entonces por los globos. sack construiría luego algunos modelos más de platillos volantes antes de que comenzara la realización de un avión tripulado, a mitad de la guerra, en los talleres de mimo (mitteldeutsche motorwerke), en leipzig. El diseño final, denominado as6, se concluyó en los talleres de vuelo de brandis, a principios de 1944.

El primer prototipo del as6 estaba equipado con un motor argus 10c de 140 cv. Y tenía un ala circular con perfil göttinger de 6,40 m de envergadura. Para un peso en vuelo estimado en unos 750-800 kgs., la carga alar debió de ser de unos 25 a 30 kilos por metro cuadrado. Por lo tanto, casi quedaba dentro del reglamento de medidas de una klemm 25d.

En el año 1939, las SS ya habían construido la rfz-v, la primera gran nave espacial, de 25 metros de diámetro y rebautizada con un misterioso nombre: haunebu-i. El primer vuelo de la haunebu-i se realizó entre fuertes medidas de seguridad en agosto de 1939. Hay documentos que demuestran que en 1941 los ingleses poseían informacion acerca del proyecto ultra-secreto de las SS. Comparado con el sencillo prototipo de vril, el haunebu, era de una gran complejidad, por otro lado, la forma del motor le permitía disponer de más espacio aprovechable.

Con el estallido de la II guerra mundial, la competencia en el mercado del armamento se intensificó y aparecieron formas alternativas de energía que pretendían emular a los sistemas tradicionales. Se adopto una formula de compromiso referente a los platillos voladores experimentales como el rfz-vii. Mientras, otros ovnis cruzaban el cielo, como el pequeño vril rfz-II, que había empezado a prestar sus servicios a finales de 1940 como nave de reconocimiento, o como el rfz-vi y el haunebu-II. En julio de 1942, empezó a hablarse con insistencia del “fliegengyroskop, giroscopio volador schrieber-habermold”, conocido como la “peonza voladora”, una aeronave circular de ascensión vertical propulsada a reacción. A finales del mes de julio, empezaron a realizarse los primeros ensayos prácticos, el 12 de abril de 1945 Richard niet dijo a Hitler:

“hoy bajo mi dirección y en presencia de tres oficiales de la luftwaffe, el v-7, ha sido probado sobre el mar báltico”.

las prestaciones y características de esta nave eran: el v-7 era un helicóptero supersónico provisto de 12 motores auxiliares BMW, que en su primer vuelo de pruebas llego a una altitud de 23.800 metros y que en su segunda elevación llego a los 24.200 metros, además en principio, el aparato también podía ser elevado por fuentes de energía no convencionales.

Durante el invierno de 1942, una nueva nave circular cruzaba los cielos del campo de pruebas de vril, la vril-i, de 11 metros de diámetro y con un solo tripulante, tenia las dimensiones típicas de un cazabombardero, esa era su finalidad, su armamento: dos cañones mk-108 calibre 300 y dos ametralladoras mg-17.

Al tiempo que se desarrollaba el vril-i, se intentaba restablecer los contactos “sobrenaturales” y ya existían planos para construir una nave de mayores dimensiones, el vril-vii. A finales de 1942, el departamento de investigaciones de las SS empezó a trabajar en una versión mejorada del haunebu, el haunebu-II, de 31 metros de diámetro y 11 metros de altura.

El haunebu-II, debía alcanzar una velocidad de 6.000 Km. /h dentro de la atmósfera terrestre y se creía capaz de viajar por el espacio exterior. Algunas versiones del haunebu-II, mostraban su vocación claramente militar, como el protector anti-radiaciones. Pero las SS tenían aun un proyecto mayor, habían diseñado una haunebu gigante de 120 metros de diámetro y según ciertos informes ya existía una haunebu-III de 71 metros, construida poco antes de acabar la II guerra mundial.

El departamento de investigaciones de las SS había incluso proyectado la construcción de una gigantesca estación espacial, guardaba un gran parecido con los antiguos dirigibles y fue bautizada con el nombre de “Andrómeda maschine, máquina Andrómeda”. Sus 100 toneladas de peso no parecían constituir dificultad alguna para situar el aparato en órbita.

Según informes, el 3 y 4 de enero de 1944, hitler y himmler, se reunieron con el sociedad vril, para abordar el “proyecto vril”, el lanzamiento de una gigantesca nave espacial a través del canal dimensional, un espacio inexplorado a la velocidad de la luz, hacia los confines del universo.

1- recordemos que luego de terminar la guerra muchos científicos fueron forzados a pasar al bando aliado, así también como otros tantos fueron tomados por la Rusia comunista. De ahí que tanto estados unidos como Rusia se convirtieran luego en las dos potencias hegemónicas. [nota del l.a.n.s.].

2- se ha analizado mucho sobre el origen de esos mensajes. Algunos sostienen la idea clásica de que se trataba de mensajes provenientes de los dioses. Otros sostienen que se trataba de indicios de una civilización extraterrestre. Finalmente los no muy allegados al esoterismo sostienen que simplemente se trataba planes para desarrollar una tecnología capaz de llegar a las estrellas. [nota del l.a.n.s.].

“por ser éste el último homenaje público que rindo a los héroes del nazismo chileno y a rudolf hess, he deseado revelar la existencia de los ovnis hitleristas y las bases que ellos ya tienen también fuera del espacio terrestre. Esta revelación va dirigida no a los camaradas ni al público en general, quienes seguramente la tomarán como una fantasía, pues en su gran mayoría desconocen todo lo referente a este tema fundamental. La revelación tiene por objeto principal hacer conocer a nuestros enemigos, a los verdaderos gobernantes ocultos del gobierno mundial secreto, que saben de la existencia de los ovnis hitleristas y de sus bases extraterrestres, que nosotros también sabemos….”

Miguel serrano.


los ovnis de Hitler contra el nuevo orden mundial

El 30 de marzo de 1950, la revista alemana Der Spiegel publicó un artículo, titulado «UNTERTASSEN / LUFTFAHRT» dedicado al misterio de los «platillos voladores» supuestamente creados durante la Segunda Guerra Mundial.  Demás está decir que el artículo provocó gran revuelo en Europa, que a la sazón ya estaba envuelta en la psicosis de la Guerra Fría.

Rudolph Schriever

El artículo, presentaba una entrevista con un tal Capitán Rudolph Schriever, quien aseguraba haber trabajado durante la guerra en 1942, en un diseño de algo como un Flugkreisel «avión giroscópico», pero que el proyecto no llegó a terminarse antes de que la guerra llegara a su fin.  El desarrollo habría sido capturado por los estadounidenses o los rusos, quienes supuestamente habrían continuado desarrollando el proyecto.  Der Spiegel se preguntaba, si se trataba solamente del orgullo alemán anhelando ser pioneros de un nuevo tipo de aparato volador o si se trataba de otra cosa, que valía la pena investigar.

Schriever presentó dibujos, borrosos diagramas y unos pocos detalles técnicos del extraño Flugkreisel.

OVNIS

Después del artículo de Der Spiegel, numerosos artistas hicieron sus representaciones del ya famoso avión giroscópico, que hizo las delicias de los fanáticos investigadores de los OVNIS, quienes a partir de 1947, a raíz del episodio de Roswell, se multiplicaron en todo el mundo.

Proyecto Flugkreisel

Según Der Spiegel, Schriever trabajaba en 1941 para la empresa Heinkel en la ciudad de Eger.  Para entonces, los proyectos más importantes eran los helicópteros, de los cuales existían varios prototipos desde 1936 y que se habían probado con gran éxito.  La forma vertiginosa en que aparecieron nuevos modelos de helicópteros, hizo que Schriever propusiera un modelo circular que fue llamado Flugkreisel.

Dijo la prensa

Casi simultáneamente, el 6 de setiembre de 1952, apareció un artículo y entrevista a Schriever en el semanario italiano Tempo, escrito por el periodista Luigi Romersa, quien en 1947 escribió un artículo sobre una prueba atómica efectuada por los alemanes en el Báltico.  En Francia la revista La Marche du Monde, también publicó un artículo sobre el avión circular de Miethe, artículo que fue repetido por el semanario parisino C’est La Vie el 7 de agosto de 1952.  Más tarde, en 1957 fue publicado el libro «German Secret Weapons of the Second World War» por el Mayor Rudolf Lusar, posteriormente publicado en Londres y Nueva York, en 1959.

Alexander Lippisch y Richard Miethe

Los trabajos de desarrollo de la idea fueron encargados a la BMW asociada con Heinkel y la checoslovaca Skoda.  Dentro del equipo alemán de científicos, se hallaban Alexander Lippisch y Richard Miethe creador del vehículo Andrómeda, un prototipo de avión circular con propulsión jet.  La guerra impidió que se terminara el proyecto, pero Schriever aseguraba que el aparato estuvo listo en 1944, pero le declaró al diario Il Tempo que tuvo que ser destruido por la llegada de los rusos.  Sin embargo. a partir de 1947, numerosos testigos en todo el mundo aseguraron haber visto extrañas naves en forma de discos.

Viktor Schauberger

En Austria, durante la guerra, otro grupo también estuvo trabajando en la fábrica Kertl de Viena bajo el liderazgo del Dr. Viktor Schauberger, diseñando una nave que usaba métodos magnéticos para crear un efecto de vórtice, que producía levitación.  Dicen que se construyeron dos modelos de naves de Schauberger, hechos de cobre y que al menos una de ellas funcionó.  Después de la guerra, Schauberger fue llevado a EEUU, donde fue obligado a firmar un contrato en inglés, que él no entendía, dándole a una empresa del gobierno todos los derechos sobre sus inventos, conceptos y diseños.  Luego de permanecer un tiempo en la empresa, fue devuelto a Austria, donde extrañamente murió 5 días después.

Testigos

En el número de «International News Service» correspondiente al 11 de abril de 1950, se mencionan testigos que estuvieron en la fábrica donde se desarrollaba el proyecto, dijeron que estaba prohibido mirar por las ventanas donde se fabricaba el disco volador.  La nave estaba propulsada por motores de kerosén y hacía un extraño ruido debido a los motores que lo elevaban y a los que le daban impulso hacia adelante.  La nave podía volar a velocidades supersónicas.  Para entonces, los testigos vivían en Estados Unidos.

Proyectos en EEUU

En el proyecto de la Fuerza Aérea de EEUU y en proyectos de la US Navy, como el Chance Vought v173/XF5U-1 que derivaron en nuevos diseños jet tipo «torta», aparece el Dr. Richard Miethe que trabajó con John C. Frost y H Moody en AV Roe en Canadá.  Miethe fue el cerebro que dirigió los proyectos VTOL tipo disco basado en el trabajo alemán del «motor de empuje radial» y también en el Proyecto Silverbug o Proyecto Y de 1955, que fueron los prototipos que llevaron a buen término un disco interceptor que fue el precursor del Lockheed YF-12, más conocido como Blackbird y, por qué no, del ahora famoso avión «invisible», el bombardero Stealth F-117.  El proyecto Silverbug iniciado en 1940, para desarrollar un avión de despegue vertical, tenía forma de disco y el diseño original, perteneció a un científico alemán, que después de la guerra fue llevado a EEUU.

El disco de Roe

Muchos investigadores consideran que el disco de Roe no era otra cosa que un pasatiempo, aunque la empresa canadiense tuvo un proyecto «hovercraft» tipo disco que sí funcionó, pero se preguntan, si fue en eso en lo que verdaderamente estuvo trabajando Miethe, o más bien fue en algún otro proyecto secreto.

¿Podían los alemanes fabricar un disco volador?

Durante los años 30, la ciencia y la tecnología alemana era la más avanzada del mundo.  Tenían los automóviles más veloces, los aviones más rápidos y de más largo alcance, transmitieron los primeros programas regulares de televisión de larga duración con motivo de las Olimpiadas de 1936, hacían las mejores películas empleando las mejores técnicas de sonido y fotografía, los primeros jets y los primeros motores cohetes estaban en fase de desarrollo, la tecnología de radio y comunicaciones era la más avanzada del mundo.  Todo eso es conocido.  Pero no hay suficientes evidencias, ni pruebas, sobre el proyecto de un disco volador, diseñado por Miethe, denominado RFZ-7t y luego V-7, inicialmente propulsado con un motor derivado del Jumo que hizo posible al primer Jet de combate, el Me 262, haya llegado a la fase final de vuelo tripulado.

Hitler habló sobre armas milagrosas

En 1945, el Dr. Miethe informó a Hitler acerca de las investigaciones que estaban haciendo en motores de naves supersónicas y que volaban a alturas superiores a los 24 mil metros.  Es muy sabido que el propio Hitler en varias oportunidades mencionó en sus discursos de 1945, la pronta aparición de armas milagrosas.

¿Psicosis colectiva mundial?

Luego de la guerra, a partir de 1947, comenzaron a aparecer testigos, en Europa Oriental y EEUU, que manifestaban haber visto una especie de «discos voladores», o naves con forma de «cigarros» que también fueron prototipos alemanes y de los cuales hay pruebas.  No es posible pensar que eso podía ser discutido tras la Cortina de Hierro, pero la Fuerza Aérea de EEUU, fue ordenada a que investigara y durante más de 50 años no ha podido presentar pruebas contundentes que confirmen o nieguen la existencia de tales vehículos, aunque sí ha ocultado o destruido evidencias.

Hay quienes no creen en las armas milagrosas

Kevin McClure publicó un trabajo llamado ‘Secrets or Lies – investigating the Nazi UFO legends’ (Secretos o Mentiras – Investigando las leyendas del los OVNIS Nazis).  McClure, no sólo investigó las misteriosas naves de Miethe, Habermohl y Bellonzo, sino también las armas «Feuerball» y el «Kugelblitz» que según las publicaciones del escritor italiano Renato Vesco, fueron fabricadas y probadas durante la guerra y por último la nave de batalla y vehículo espacial «Vril» y «Haunebu» sobre los cuales han escrito Vladimir Terziski, Henry Stephens, Mike Schratt, Wendelle Stevens, Len Kasten, James Hurtak y muchos otros.

¿Seguirá el misterio?

Tal como muchos autores afirman, uno no puede sino especular, que si las bombas voladoras V-1 y los cohetes V-2 no hubieran llegado a estar en estado operativo en 1945, en el momento que los Aliados las hubieran encontraron, se las habrían llevado inmediatamente como efectivamente ocurrió con cientos de ellas, incluyendo todos los científicos, ingenieros y técnicos que pudieron ubicar pero de haber sido secretas todavía, habrían sido eliminadas todas las evidencias, como ocurrió en muchos otros casos comprobados.  Sea como haya sido, no hubo ningún disco volador, ni nave que se le parezca, registrado como unidad en estado operativo en la Luftwaffe, durante la guerra hasta 1945.

Articulo original.

————————-The End—————————