Saturno devorando a un hijo por Goya

Saturno devorando a un hijo – Goya

Últimamente estoy leyendo mucho sobre mitología y arte para ir cogiendo ideas para los  procesos creativos en los que estoy inmerso para Cronomode, sin duda hay una serie de lienzos y textos que me están dando muchas ideas para crear todo lo que será repertorio visual de este año 2010 y Goya esta siendo una inspiración.

Iré publicando en mi blog todo lo referente a estos temas para hacer acopio de información.

Goya
Saturno devorando a un hijo
Francisco de Goya, 1819-1823
Óleo sobre revoco trasladado a lienzo – Romanticismo
146 cm × 83 cm
Museo del Prado, Madrid, España

El cuadro Saturno devorando a un hijo es una de las pinturas al óleo sobre revoco que formó parte de la decoración de los muros de la casa que Francisco de Goya adquirió en 1819 llamada la Quinta del Sordo y, por tanto, pertenece a la serie de las Pinturas negras.

La obra, junto con el resto de las Pinturas negras, fue trasladada de revoco a lienzo en 1873 por Salvador Martínez Cubells, por encargo de Frédéric Émile d’Erlanger,1 un banquero belga, que tenía intención de venderlas en la Exposición Universal de París de 1878. Sin embargo, las obras no atrajeron compradores y él mismo las donó, en 1876, al Museo del Prado, donde actualmente se exponen.

El fresco ocupaba un lugar a la izquierda de la ventana, en el muro del lado este, opuesto a la entrada del comedor del piso bajo de la Quinta del Sordo.

Representa al dios Crono, como es habitual indiferenciado de Chronos, o (Saturno en la mitología romana), en el acto de devorar a uno de sus hijos. La figura era emblema alegórico del paso del tiempo, pues Crono se comía los hijos recién nacidos de Rea, su mujer, por temor a ser destronado por uno de ellos.

James G Mundie

James G Mundie

life is full of surprises

La colección de pinturas de James G Mundie está inspirada en las atracciones más populares de los Circos de los Horrores y de las Maravillas: mujeres barbudas, hermafroditas, gemelos inacabados, criaturas desprovistas de huesos, de piel o de nariz o, regaladas con demasiadas gracias en números impares. 

James G Mundie

No dejen de visitar su colección de libros, en la que destaca Anomalías y El Gabinete de curiosidades médicas y al que yo añadiría The Culture of The Copy.

The Elephant Man y Fun at the Funeral Parlour (y II) una recreación poco ortodoxa de la misma película en la que un aburrido director de pompas fúnebres es poseído por el espíritu de John Merrik.

+ Sobre Arte y Diseño en esta página.